sábado, 29 de junio de 2013

Productores


Según la wiki, el productor musical " juega varios papeles, como controlar las sesiones de grabación, el instruir y el guiar a los intérpretes, reunir las ideas del proyecto, dirigir la creatividad y el supervisar la grabación, la mezcla, y el proceso de masterización.". El músico crea, el productor lo traslada al disco. Bien es cierto que una obra musical es buena, aunque sea interpretada por monos o aunque suene a bisagra oxidada, pero el papel del productor se basa en que un disco pueda ser apreciado y recordado con más facilidad si se le ha dado el tratamiento adecuado para que perdure a lo largo de los años. Dentro del metal encontramos varios productores que han trabajado con los mejores artistas y  han sabido crear junto a ellos auténticas joyas musicales y , quien  sabe, si sin ellos, los discos míticos de nuestras estanterías sonarían igual. Aquí va un repaso:

Martin Birch: Un auténtico mesías del rock duro y el heavy metal de los 70-80, produciendo varias piedras angulares de la música con algunos de las más grandes bandas de la historia: Deep Purple y Iron Maiden (desde el Killers al No Prayer, (!!)) entre otros, un auténtico grande.
-Deep Purple ( Machine Head, Made in Japan..), Rainbow (Rising, Long live Rock&Roll...), Whitesnake (Trouble, Lovehunter...), Black Sabbath ( Heaven and Hell, Mob Rules), Iron Maiden(The number of the beast, Seventh son...)

 Flemming Rasmussen: Danés de escasas pero magníficas obras.
-Metallica (Ride the Lightning, Master of Puppets), Blind Guardian (Imaginations,Nightfall...)
Robert John Lange: Creador del considerado mejor sonido de todos los tiempos de un disco de rock: Back in Black.
-ACDC ( Highway to Hell, Back in Black), Deff Leppard (Hysteria…)...
Alex Erialas: El rey del thrash metal de los 80
-Overkill(Under  the Influence, Fuck You…), Testament (The Legacy, Practice what you Preach…), Nuclear Assault, S.O.D., Flotsam&Jetsam…
Terry Date: Creador del nuevo sonido del Metal de los 90.
-Pantera (Cowboys from Hell, Vulgar Display of Power…), Overkill (The Years of Decay, Horrorscope…), Metal Church, Deftones, Limp Bizkit...
Scott Burns: Amo y señor del death metal de Tampa.
-Cannibal Corpse, Death, Deicide, Napalm Death, Obituary...
Bob Rock: El quinto Metallica durante años y propulsor de su fama.
-Metallica (Metallica, Load…), Bon Jovi (Keep the Faith),  Mötley Crüe , The Cult…


Andy Sneap: Los sonidos más duros tienen su sello.
-Kreator (Violent Revolution, Enemy of God…), Arch Enemy (Anthems of Rebellion…), Exodus (Tempo of the Damned, Exhibit…), Megadeth (United Abominations, Endgame), Onslaught, Testament
Rick Rubin: El productor más conocido de las últimas dos décadas, relanzador de carreras y creador de producciones míticas.
- Slayer (Reign in Blood, South of Heaven...), RHCP (Blood Sugar, Californication), ACDC (Ballbreaker), System of a Down (SOAD, Toxicity…), Metallica (Death Magnetic), Linkin Park, Slipknot, Audioslave…


Para terminar, a título personal, varias de mis bandas preferidas se auto producen sus discos: Overkill (quitando los nombrados anteriormente), Bad Religion y Manowar, y es que nada suena mejor que cuando te lo guisas tu mismo :)

domingo, 16 de junio de 2013

La bodega del rock

Para los paladares más exquisitos y fiesteros, podemos deleitarnos con una cerveza "Destroyer" de Kiss, un vinito "Reign in Blood" de Slayer, o visitar la página de las bebidas Motörhead. ¡Salud!

http://motorheadbeverages.com/
























martes, 11 de junio de 2013

Megadeth - Super Collider






Dave Mustaine (voz/guitarra).                        Lanzamiento: 4 de junio de 2013.
Chris Broderick (guitarra).
David Ellefson (bajo).
Shawn Droover (batería) 

Lista de Temas:
  1. Kingmaker
  2. Super Collider
  3. Burn!
  4. Built For War
  5. Off The Edge  
  6. Dance In The Rain  
  7. Beginning Of Sorrow  
  8. The Blackest Crow  
  9. Forget To Remember  
  10. Don’t Turn Your Back…  
  11. Cold Sweat
 Bonus: A House Divided.
            All I Want.



Aquí tenemos el decimocuarto álbum de estudio de nuestros idolatrados y venerados Megadeth, sin haber tenido que esperar mucho, ni siquiera dos años.

Tras su anterior álbum, Thirteen, que pasó algo inadvertido y dejando algo fríos a sus fans, muchos nos preguntábamos cuál sería el resultado de un nuevo intento habiendo pasado tan poco tiempo.

La respuesta la encontramos en este Super Collider, que debo decir que no pasará a los anales de la historia ni será considerado uno de los mejores trabajos de Mustaine & Co. Las críticas hasta el momento han sido bastante duras, empezando por los registros vocales de Dave y terminando por la “tibieza” del álbum, o que no sea un álbum de thrash metal.

Tras muchas escuchas y sin querer precipitarme, tengo que decir que el resultado global es discreto, podría estar al nivel de Thirteen (el cual ha ganado puntos con el tiempo), por poner un ejemplo, y creo que está bastante por debajo de esfuerzos anteriores como Endgame o UA. Pero sin duda, tiene momentos brillantes en los que Dave destapa el tarro de las esencias y oímos soberbios solos e incluso canta aceptablemente.

Para empezar, nos encontramos con Kingmaker, para mí un estupendo inicio que reúne lo que todos queremos oír de este grupo: potencia desde el primer momento, con redobles de batería despiadados y ritmo contundente. Sólo falla que Mustaine hable, en vez de cantar. Un gran tema que ya me pareció un acierto cuando le escuché en el Sonisphere.

Continuamos con el corte que da nombre al álbum, Super Collider. Se trata de un medio tiempo bastante comercialote, aunque reconozco que tiene ritmo, es pegadizo y Dave entona bien. Fue el otro tema que anticiparon en directo, en este caso no movió al público.

Con Burn! disfrutamos de un pequeño solo de guitarra antes de pasar a un corte decentillo, cuyo riff principal me recuerda mucho a Burning Bridges, de TWNAH. A destacar el trabajo de Broderick. No está mal, aunque se puede pedir más a Megadeth. El estribillo se acaba pegando: Buuurnn, baby buuurnnn!!!

Built for War es uno de los puntos fuertes de este disco. Potente desde el inicio, con Dave (esta vez sí) cantando a un nivel aceptable, con la energía de antaño, buenos riffs de guitarra y una parte con coros muy pegadiza. De los temas que creo que todos habremos agradecido.

Llegamos a Off the Edge, un corte en general muy plano, sin chispa. Es de las canciones que dan razón a los detractores del disco, personalmente no me aporta nada.

Y tras estos 4 minutos de anestesia, aparece el que es sin duda el temazo del disco, Dance in the Rain. Empieza siendo un medio tiempo, con una atmósfera algo oscura, y va ganando en potencia e intensidad según avanza, hasta explotar en una buena colección de riffs y cambios de ritmo que te ponen los pelos de punta. Como curiosidad, la letra está basada en la novela “1984” de Orson Wells (aquella que acuñó el concepto de Gran Hermano) y cuenta con la colaboración a las voces de David Draiman (vocalista de Disturbed).

Tras este magnífico tema, pasamos a Beginning of Sorrow, con un breve solo de Ellefson, pasando a un medio tiempo muy resultón, de riff principal tan sencillo como pegadizo, muy característico de muchos temas de los últimos trabajos publicados. Es otro de los temas que merecen bastante la pena y me gusta el protagonismo de los graves, tanto del bajo como de la guitarra de acompañamiento.

A continuación, el tema más extraño no sólo del álbum, sino puede que de toda la trayectoria de la banda (salvando los experimentos del Risk), The Blackest Crow. De hecho, a fuerza de escucharlo, le encuentro cierto regusto a ese disco. A destacar la curiosa inclusión de un banjo y el ambiente sureño, aunque curiosamente se alterna este ambiente con partes más potentes. Una apuesta arriesgada de Mustaine que, en mi opinión, tiene mucho mérito.

Forget to Remember, canción inspirada en el Alzheimer, debido a que la suegra de Mustaine padece dicha enfermedad, no tiene mucho más que destacar al respecto. Corte que apenas puede clasificarse como “hard rock”, es de las canciones que deslucen al disco. Curiosamente, es una de las pocas en las que Dave entona.

Tras unos minutos de descanso (o tortura, según se mire) al oído, nos tropezamos con Don`t Turn Your Back, con un breve solo melódico, relajante e inspirado, que de repente da paso al riff más machacón, grave y poderoso del disco, de esos que deseas oír a todo volumen con los amplis nuevos o en el coche. Otro medio tiempo, con doble bombo flojito a lo largo del corte, buen trabajo de los guitarras y un estribillo que se pega.

Y para acabar… Cold Sweat, versión de Thin Lizzy, pero con mayor presencia de graves y perdiendo el toque ochentero, con un buen Dave a las voces, un gran trabajo de los dos hachas y buen acompañamiento de la parte rítmica. De no gustarme al principio, está pasando a ser de mis preferidas, los duelos de guitarras los clavan bastante bien.

En la versión extendida contamos, además, con dos temas extra, con un Dave mucho más entonado a las voces (que hace pensar por qué no ha mantenido el mismo nivel en el resto del álbum):

- A House Divided, con la curiosidad de contar con la incorporación de una trompeta, como ya hicieran en Silent Scorn, se trata de un corte inicialmente lento, para pasar a una parte mucho más thrasher, endiablada, muy de agradecer. Me gusta la atmósfera y la energía que he echado de menos en otros temas, aunque no resulta pegadiza.

- All I Want, se deja escuchar, es cañero, currado, tiene bastante ritmo y pegada, la batería acompaña de cine y Dave destila agresividad. Tema que con las escuchas irá ganando puntos.


Para terminar, lo que sin duda no se puede negar es que, una vez más, Mustaine ha conseguido ofrecer algo diferente y a la vez seguir sonando a Megadeth. Hay que admitir que el disco intenta explorar nuevos caminos, que la duración de los cortes y del álbum no llega a cansar (a diferencia de los interminables temas que se marcan ahora Metallica o Maiden, por poner un ejemplo).

Mustaine demuestra un grado de compromiso con los fans, al menos en lo que se refiere a editar nuevo material, hacer giras con frecuencia, es decir, tener presencia. Y eso es algo que se tiene que agradecer, y mucho, a una banda tan veterana.

Las críticas, una vez más, demuestran que hay mucho fanatismo en el mundo del metal.

miércoles, 5 de junio de 2013

Sonisphere 2013 - 31/05/13 Rivas




Por fin llegó el esperado día, el Sonisphere está aquí de nuevo y esperamos ansiosos por disfrutar en directo de un buen cartel de bandas, sobre todo el plato fuerte de la noche, los ilustres Maiden.

Cabe decir que una vez más hay que repetir la cantinela de siempre: son las bandas el punto fuerte del festival y la organización es la parte negativa. No puede ser que hagas un festival en un auditorio en lo más profundo de Rivas y no te molestes en indicar en la web horarios de medios de transporte, disposición de autobuses para llegar o volver, etc.

Tampoco es admisible que se empeñen en acaparar la parte principal del escenario para la gente que está dispuesta a tirar su dinero (sí, el dichoso Black Circle). No es de recibo la zona tan grande que nos roban, para que encima nunca llegue a llenarse (ni siquiera con Maiden llegó al lleno completo). Aparte del peligro que supone estar justo delante de una valla y que te empujen desde atrás.

Espero que aprendan de ejemplos a seguir como Bon Jovi, que en su próximo concierto en el Calderón el 27 de Junio van a actuar sin cobrar, dada la situación de este bendito país.

En fin… entrando en lo musical, un servidor se plantó allí ya a las 6 para poder ver a Newsted. Y para nada me arrepiento, fue lo que esperaba, un Jason entregado completamente, muy zumbado, dándolo todo a las voces (se dejó las cuerdas vocales en el micro). Buena interpretación de los temas de su EP y de Whiplash, sin duda la canción que más agradecimos los presentes, pudiendo ver algunos pogos a plena luz del sol. A destacar Soldierhead, que ya me pareció un temazo en estudio.

Después de Newsted, aparecieron por escena Ghost, momento que los presentes aprovechamos para tomar unas birras y cenar algo (sí, picando el sol…) con la idea de coger posiciones para lo que se avecinaba. De Ghost… comentar que resultó muy curiosa su puesta en escena, la estética, su sonido oscuro y el hecho de que no pegara ni con cola verles de día. Sus letras, algunas en latín, tampoco ayudan.

Y por fin… el momento esperado de la noche… la Doncella! Con el auditorio abarrotado en general (algunas calvas en el Black Circle), empieza el plato fuerte con un público volcado desde el primer momento. Momentos de tensión y de mantener posiciones ante la avalancha de gente queriendo abrirse hueco. De Maiden decir que para mí el set-list fue impresionante, me alegro de haberles pillado en la reedición de su mítico Maiden England, la puesta en escena muy buena, como siempre, con montón de cambios de telón de fondo, escenario ambientado en la estética del 7th Son of a 7th Son, el bueno de Bruce con diversos atuendos, iluminación, fuegos, nuestro querido Eddie en escena… Entrañable.

Como siempre, la actitud de todo el grupo excelente, Bruce enorme frontman, siempre en movimiento, interpretación musical del grupo excelente. Lo negativo…Bruce estuvo bastante flojo a las voces, está claro que los años no pasan en balde para nadie, se comió muchísimos agudos, más de los que esperaba. Y el sonido algo flojete en los primeros temas.

También como nota negativa para mí, la actitud de muchos oyentes, que hacen que atender al concierto sea un desafío. Maiden, al igual que pasa con otros grupos como Metallica, se han convertido en grupos seguidos por gente demasiado fanática. En mi opinión, Maiden no es un grupo con el que haga falta hacer pogos o incordiar a los demás. Tampoco es necesario recitar de memoria todas las letras, incluso las intros pregrabadas de algunas (sí, hecho verídico).

Después de la Doncella, llega el que para mí era el otro gran plato fuerte de la noche, Anthrax. Llevaba mucho tiempo queriendo verles en directo, no son un grupo que se deje caer a menudo por España y encima son muy impredecibles (quiero pensar que veremos un disco más por su parte). Pero sin duda para mí fueron el concierto de la noche. Una hora escasa que se me pasó volando, con un grupo entregado al 200%, un Belladona inconmensurable, frontman incansable y con un nivel a las voces que me hizo pensar seriamente si este tío ha hecho un pacto con el diablo y hasta le ha puesto condiciones.

Benante en la batería aporreando como un chaval de 20 años, sólo había visto zurrarle así a los bombos a un tal Lombardo… Scott Ian enorme en los coros, imparable de un lado a otro del escenario… El set-list muy correcto, predecible porque sólo tocan temas de Belladona. Tocaron los clásicos esperados y dos temas del último, In the End (que fue un homenaje a Dio y Dimebag Darrel) y Fight ´Em Till You Can´t, sin duda lo mejor de su último álbum e impresionante en directo. También hubo un pequeño homenaje al recientemente fallecido fundador de Slayer, Jeff Hanemann (DEP), al introducir un fragmento de la mítica Reign In Blood en I am the Man (temazo!). Además interpretaron TNT, cover de AC/DC, con motivo del EP de versiones de clásicos publicado recientemente, muy agradecida por el público.

Respecto a la actitud del público con Anthrax, me llama la atención comprobar que bastante gente debió aprovechar su actuación para cenar, ya que hubo más gente en Avantasia que con ellos. También me parece lamentable que el Black Circle estuviera semi lleno y la gente parada, y que los pogos que se dieron estuvieron en una zona muy alejada (un servidor se planteó seriamente unirse a ellos, aún a riesgo de perder mi sitio, qué envidia me dieron!). Una vez más, se pone de manifiesto lo infravalorada que está esta pedazo de banda.

Y tras el brutal despliegue de los neoyorquinos, aparece nuestro querido Megadave, con la difícil tarea de mantener el elevado listón dejado. Hay que decir que no lo consiguieron, en una de las actuaciones más flojas que les recuerdo (a riesgo de ser censurado en el blog jejej), con Mustaine muy flojo a las voces, en bajo estado de forma. Desde el primer momento, con Trust y Hangar 18, ya tuve la sensación de que las tocaban con un tempo más lento, tal vez admisible en Trust, pero convirtiendo Hangar 18 casi en un medio tiempo. El set-list correcto, teniendo en cuenta el poco tiempo disponible y que presentan nuevo disco (metieron dos temas de Super Collider). De los clásicos, me encantó Sweating Bullets, porque ahí Mustaine la bordó, como siempre.

El concierto ganó enteros según avanzaba y parece que Mustaine se iba enchufando, aunque esta vez creo que el protagonista fue Chris Broderick, muy volcado con el público.

A destacar, el buen sonido al que nos tienen habituados, un buen repertorio, que los temas nuevos sonaron bastante bien, y la puesta en escena, con pantallas que iban mostrando vídeos de cada tema, algo muy de agradecer y que dio un gran colorido.

Y para terminar… Avantasia. Solamente presencié un par de temas, ya que ya llevaba unas cuantas horas de metal sobre mis huesos, por lo que cedo el privilegio de valorar su actuación a Maka, el único miembro del staff presente (a costa de que el resto del staff se quedara casi dormido esperándole en el coche jeje).


video
video
video

video video video video video video

video
video
video
video
video