jueves, 9 de noviembre de 2017

Wasp - 3 noviembre 2017- Madrid, La Riviera

Aquí os dejo la colabración de nuestro, desde hoy, corresponsal Torri. Enhorabuena por la crónica y  bienvenido al barco :)).

Gira aniversario de The Crimson Idol, donde tocaron el álbum al completo, mientras proyectaban escenas de la vida de Jonathan Steel (la idea es que se edite la película en blu-ray y el disco sea la banda sonora de la misma). Lo tocaron del tirón y sonó espectacular, aunque Blackie estuvo muy serio y concentrado en el escenario. Al terminar The Crimson Idol, empezaron con los bises, y ahí es cuando Blackie se vino arriba. LOVE Machine, Wild Child, Golgotha y I wanna be somebody sonaron de escándalo. Blackie en mejor forma física que otras veces y vocalmente muy superior.









domingo, 5 de noviembre de 2017

Alter Bridge- Madrid, La Riviera 27 octubre 2017



Esta vez sí pudimos disfrutar de una gran comunión banda/público, tras la agridulce actuación que vivimos de los Alter Bridge este verano en Barcelona, donde la banda lo dio todo, pero el público no acompañó. En la Riviera la variopinta masa sí que coreó, saltó, jaleó y disfrutó e hizo disfrutar a la banda y eso es lo que hace que una actuación perdure en la memoria. Eso y las circunstancias que la rodean, pues en nuestro caso tuvimos el hándicap de que Cris no se encontraba en plenitud de facultades físicas e hizo un gran esfuerzo para asistir al concierto y aguantar las 2 horas de recital como pudo, cosa que recordaremos y que hará este momento más único, gracias campeona ;).

Aún recuerdo la primera vez que vi a Alter Bridge, precisamente en La Riviera. Era una banda que me era prácticamente desconocida y que me cautivó por la calidad de su directo y de sus dos figuras a la voz y guitarra. Con los años he ido ahondando en su discografía y cada vez me han ido atrapando más y más hasta el punto de convertirse en una de los grupos más recurrentes en mi día a día. Las ganas de ver de nuevo a este combo han ido en aumento y cada vez descubro nuevos matices en sus temas y en su evolución como músicos. 




Ya metidos en lo que fue el concierto cabe destacar sobre manera al, ya dentro de poco legendario, Myles Kennedy, cuyo manejo de la voz es tan desbordante que sólo cabe rendirse y disfrutar de uno de los mejores cantantes que podemos escuchar hoy en día en el panorama metalero, tan saturado de voces guturales y rasgadas, que se agradece la suave y cristalina por momentos y potente y rabiosa cuando debe, voz con mayúsculas de este genio. No sólo domina con perfección sus cuerdas vocales sino que su técnica guitarrística ha mejorado considerablemente en cuanto a solos y protagonismo en el escenario, dejando a veces relegado, por increíble que parezca, al técnico y carismático Mark Tremonti a un segundo plano a la hora de ejecutar ciertas partes instrumentales. Sus múltiples colaboraciones con Slash parece que están teniendo su fruto en el manejo de las 6 cuerdas. De Tremonti poco que descubrir, aporta esa variedad de riffs poderosos y metaleros, arpegios mágicos y sugerentes, punteos técnicos y melodiosos en una amalgama de sonidos que encajan a la perfección en la propuesta que la banda nos ofrece en la que se mezclan las canciones más duras con las baladas más erizantes pero siempre con un gusto por la melodía y un equilibrio en las partes fuera de toda duda.
Respecto a la base rítmica es donde la banda presenta a sus componentes más flojos, sobre todo a la batería, pero no es de extrañar tras ver el peso de sus dos grande figuras.



Aunque venían presentando su último disco The Last Hero, sólo cayeron tres canciones de ésta obra, y es que siendo sinceros, su últimos trabajos adolecen de la regularidad que tenían sus dos primeras obras y podemos rescatar temas sueltos en vez de escuchar discos perfectos de principio a fin.

Como punto negativo de la cita, queda evidente la cuidada y a veces recargada producción (de mano de Michael Baskette) de sus trabajos de estudio, en las que las múltiples capas vocales que se escuchan en cd son imposibles de reproducir en directo, por lo que los coros que se realizan en las tablas quedan insuficientes para plasmar el sonido original de las canciones. También hubo al principio de la actuación un sonido algo deficiente, siendo demasiado grave, y cuando se mejoró se produjo una caída del mismo, que fue amenizada con un acústico y jocoso Highway to Hell cantado entre el público y Myles Kennedy. El espectáculo, porque no decirlo, muy soso en cuanto a luces y elementos, una banda de este tirón ya debe ofrecer algo más currado visualmente.

Los temas que más me llegaron fueron las baladas acústicas (con esa triada formada por Watch over you, In loving memory y Broken wings, que te deja totalmente ñoño para el resto de la semana), y los más duros Metalingus (Momentazo Slipknot al hacer agacharse a todo el público para saltar a la vez en el estribillo), Ties that bind y Cry of Achilles que centrifugaron a todo el  público y que no tienen nada que envidiar a canciones de bandas del panorama puramente heavy. También destacó Waters Rising cantado por Tremonti, que lo dio todo a las voces.

Como punto gracioso, alguien del público le lanzó una trompeta de juguete a Mylles, y éste se partió la caja, ya que reconoció que de pequeño tocaba éste instrumento.


Ahora que parece que habrá que esperar un tiempo hasta volver a verlos en directo, me tomaré el interés de hacerme con las obras individuales de Kennedy y Tremonti, ya que hay mucha tela que cortar por parte de  estos artistas que están subiendo merecidamente como la espuma en ventas por su calidad sobre los escenarios.

Set List:
Watch Over You (Myles solo acoustic)
In Loving Memory (Myles and Mark duo acoustic)
· Encore:

domingo, 1 de octubre de 2017

Discos Junio a Septiembre 2017

No son muchos, ya que últimamente escucho muchas cosas antes de obtenerlas en formato físico. Los de Maiden, para seguir completando la colección de originales. El resto, bruteces varias.
En otro orden de cosas, recibí hace poco el ofreciemiento para colaboraciones esporádicas en nuestro blog de un buen y fiable metalero, tienes la puerta abierta amigo ;).










sábado, 12 de agosto de 2017

Libro: "Metal Extremo-30 años de Oscuridad (1981-2011)".



Me place presentar una pequeña crítica literaria de uno de los mejores libros sobre metal que he podido leer nunca. Se trata de una extensa y documentadísima obra sobre el metal extremo y todas sus ramas durante el período de 1981 (sus inicios) hasta 2011(fecha de publicación del libro). Es a grandes rasgos una obra que se divide en dos bloques: uno en forma de lista de bandas que, a modo de libro de consulta, nos permite buscar grupos a placer como si de una enciclopedia del metal extremo se tratase; y otra en forma de  presentación  muy trabajada sobre este estilo del metal y su posterior desarrollo evolutivo a través de más de dos décadas, que se va desarrollando después a lo largo de todo el libro. El autor, Salva Rubio, un gran experto musical, usa un exquisito y cuidado lenguaje en el que huye de expresiones de revista y que aporta detalles muy técnicos sobre instrumentación y voces, dando al metal un tratamiento de arte de vanguardia que ha sido denostado en favor de otras corrientes artísticas, pero que cuenta con una diversidad, fuerza y matices que obligan a cualquier persona curiosa del entorno creativo a sumergirse, aunque solo sea un poco, en este océano sonoro. Los diferentes estilos que toca son: el Thrash, Death, (clásico, melódico, sueco...), Black, Grindcore, Industrial , Doom, Folk, Gothic, vanguardia...etiquetas simples pero que esconden todo un mundo de bandas similares pero diferentes, las cuales una vez iniciado en este mundillo uno es capaz de sacar todo su jugo y disfrutar los elementos diferenciadores de cada una de ellas. Con una mente abierta y con predisposición  a innovar nuestra discoteca particular y descubrir nuevos sonidos, pasamos la puerta del "es sólo ruido y berridos" hacia el mundo de la fuerza más bruta, las técnicas y velocidades sobrehumanas, las letras que parecen de otros mundos, pero que evocan lo más oscuro y desgarrador de nuestro ser, las voces prestadas de otras criaturas, los sonidos inimaginables... en resumen una amalgama de elementos poco comunes y comerciales que merecen una oportunidad y que nos hacen descubrir, no ya solo al oyente habitual de música, si no al metalero de pro, todo un nuniverso sonoro al que muchas veces no se accede por desconocimiento, rechazo inicial o incluso miedo. Si os hacéis con él, se hace un poco largo el leerlo del tirón debido a la gran cantidad de bandas que desgrana, mi consejo es leer los pasajes más largos sobre la historia y evolución de los estilos, e ir descubriendo después, con un libro en una mano e internet en la otra, las bandas que nos causen más curiosidad. Es un ejercicio de investigación muy entretenido que vuestra mente y oídos agradecerán.

sábado, 22 de julio de 2017

RockFest Barcelona, 1-2 Julio 2017


Un año más de forma un poco precipitada nos lanzamos a viajar a Barcelona para disfrutar de esta estupenda ciudad y de su ya consolidado festival Rock Fest, cuya edición de este año se tornaba más Rock que nunca, dejando relegada la caña y el metal para las bandas en horario de tarde, a excepción de Saxon, por lo que los grandes cabezas fueron de corte rockero y/o suave.


Por orden de disfrute, el sábado (tras un ya mayor Rosendo, fuera de toda lógica, lugar en el cartel, horario y escenario), pudimos ver  al gran artista con mayúsculas: Alice Cooper, acompañado de su renovada banda de base rítmica y 3 hachas siendo la más virtuosa, técnica y enérgica  Nita Strauss. Un estado de forma genial, interpretando los temas con su peculiar y genuina voz, y desde el primer momento una banda entregada, con mucha energía, destacando un set list variado, aunque con ciertos altibajos, rescatando temas no muy populares, que dejaban descansar las piernas y el cuerpo por unos minutos. Hasta el tema número 13 de la noche con Feed my Frankenstein, el bueno de Alice no empezó a deleitarnos con sus teatralizados números correspondientes a cada canción, y que son una auténtica maravilla que combina música e interpretación, en un alarde de show original y rompedor: Monstruos, enfermeras zombis, decapitaciones…todo es posible en el teatro de Alice Cooper, y si además la banda sonora es de calidad, el espectáculo es de palomitas y ovación. Me encantaron las baladas, Under my Wheels y el colofón de School´s Out, con Joe Perry de Aersmith acompañando a la banda, y con un medley de The Wall de Pink Floyd, que hizo botar al respetable como botaban los globos de colores, el confeti, y la alegría del ambiente. El triunfador de la noche y del festival en conjunto.





Era el turno de la banda más heavy de la noche (casi la única que vimos en los dos días), los eternos Saxon, que una vez más, y van nosecuantas, no decepcionan y dan una lección de profesionalidad, entregando todo y más durante su actuación: más canas igual a más energía, no bajaron un ápice el pie del acelerador, y desde Crusader hasta Princess of the Night, Byfford y los suyos volvieron a darnos envidia con una madurez  que ojalá lleguemos a alcanzar en cuanto a vitalidad y disfrute de  que lo haces. Hicieron gala de un (por fin) escenario a la altura de la banda grande que son, con fuego, pantallas y escaleras, destacando las vidrieras simuladas durante Crusader. Temazos: 20.000 feet, Dallas 1 pm... clásicos y más clásicos, aderezados con temas nuevos que ganan en directo. A mí me volvieron a encantar, pon un Saxon en tu festival: no te decepcionarán.


El domingo arrancamos con los rockers Airbourne, a los cuales no doy ya mucho crédito en disco, creo que han agotado la fórmula un tanto repetitiva en sus discos posteriores a Running Wild, un cd demasiado bueno comparado con lo que vino después, pero a favor de estos temas nuevos he de decir que en directo ganan potencia y energía, se disfrutan mucho más que en el equipo de casa, y es que O´Keefe y sus secuaces siguen siendo esos correcalles, acelerados y desbocados locos que van arrasando escenarios y maltratando cuerdas de instrumentos, mientras riegan a su púbico literalmente con cerveza y sudor. El sol en el pecho descubierto de esa bestia física que es el australiano de voz raspada parece darle el combustible para no parar durante una hora en la que tus pies y cabeza quieren coger el ritmo de la música, pero ésta corre más que tú y te gana por goleada. Ánimo chicos, sacadme una sonrisa con vuestro próximo álbum.


Nos vamos a otro escenario a ver una de las bandas con más calidad del cartel, pero que  (imagino que les ha pasado durante su gira con Aerosmith) no se vieron acompañados del fervor del público, que esperaba ya a Tyler y cía, o directamente buscaba el bocata antes que querer ver a estos chicos, que ni muy metal ni muy rock son para mí una de las grandes bandas actuales y de futuro. Pudimos disfrutar en las primeras filas de la calidad a las seis cuerdas de Mark Tremonti, del cual conseguí una púa para Cris, fan de la banda. J. Myles Kennedy nos quedaba en el micro del  otro lado, pero su portentosa y melodiosa voz llegaba nítida al igual que el sonido de toda a banda, que por momentos fue perfecto (en general el sonido del festi ha sido estupendo). El frontman pedía sin mucho resultado el calor del público, pero hacia el final de la actuación, la  gente al fin cayó rendida ante los kilates su interpretación, y es que recomiendo si aun no los conocéis, que deis una oportunidad a sus temas más conocidos (quizá los álbumes son algo lineales), porque a día de hoy ofrecen algo fresco y diferente.



Tras una hamburguesa de rigor, vimos a Europe, los cuales ofrecieron un set list muy desinflado basado prácticamente en sus últimos álbumes, y tocando sólo 3 o 4 temas clásicos, por lo que pese al ímpetu de Tempest, el público no llegó a dar respuesta salvo en The Final Countdown, que descorchó la botella de champán y ahí sí que se vivió un de los momentos álgidos del festival. La gente esperaba a los Toxic Twins, y eso también se notó.

Y llegamos al plato fuerte de la velada. He de mencionar que Aerosmith no son una de mis bandas de cabecera, al igual que muchísima gente que estaba allí conozco sólo los grandes hits, pero he de reconocer que son una banda grande, que en los 90 se hicieron gigantes, y que por muy comerciales que puedan sonar, son puro rock y muy disfrutable por cierto.
La crónica se puede reducir a la labor de Steven Tyler, que representa el 80% de la calidad y todas las miradas se dirigen a él, el otro 15% es para Joe Perry, mejor guitarrista de lo que esperaba, y el resto para una banda ya muy madura a los que ya no sabes  cuantas giras más les pueden quedar.
Y es que Tyler parece el nieto de los demás: un cuerpo, movimientos y actitud de veinteañero, un artista enorme, de lo más grande que he visto sobre un escenario, un nivel vocal que me dejó alucinado, aunque muy apoyado por los coros de su teclista, llegaba a todos los tonos, me encantan esos gritos felinos desde el fondo de su garganta. Cada gesto, contoneo, palabra, etc.  estaba hecha para encandilar a su público y a las cámaras, es una estrella de televisión capitaneando una banda de rock, totalmente hipnotizante, totalmente genial.
Respecto al set list, muchas versiones (5, pero bastante amenas), y los estribillos muy coreables. El montaje escénico prácticamente nulo, lejos de lo esperado en una banda de su caché, tan sólo un piano en Dream on (pelos de punta) y confeti en Walk this way.


Un gran festival, que este año añadió un agradable césped artificial en toda su superficie. La carpa algo regular, porque se solapaba el sonido de los escenarios grandes, vimos un poco de Exciter, y se hacía difícil seguir sus canciones con Rosendo de fondo. Los puestos de camisetas, como el año pasado: falsísimas. Muchos puestos de comida, la hamburguesa entre 5 y 7 euros, y la bebida, 2´5 el vaso de refresco, con muchos bancos para cenar.
Al año que viene más caña, por favor, jeje.





viernes, 2 de junio de 2017

Discos Abril-Mayo 2017

Mis últimas recomendaciones a miembros del staff no eran gratuitas, he aqui mis recientes descubrimientos de caña variada: melódica, burra... Para los powermetaleros, los Gloryhammer, mezcla de Rhapsody y mundo de cómic, muy guays.











lunes, 3 de abril de 2017

Discos Febrero-Marzo 2017

Novedades thrash (el de Overkill no me llega a llenar del todo, buen sonido, eso sí) y death variado (el de Vital Remains es una auténtica pasada, combina death con solos y melodías heavys, una delicia).
E importado desde Alemania con la Rock Hard de allí un single en vinilo con versión de Johnny Cash de Overkill y tema inédito de Kreator ¡una joya!.